Juegos de palabras
Está en > Juegos de palabras > Palabras polisémicas

PALABRAS POLISÉMICAS

CONCEPTO

Palabras que tienen varios significados.
(Del griego «polys»= numeroso, mucho y «sema»= signo, significado).


ANTANACLASIS

Figura retórica que consiste en la repetición de una o más palabras polisémicas con dos sentidos semánticos diferentes.

¡Cuántas palabras polisémicas!

Ayer discutí con el camarero.
¿Por qué? ¿cuándo? ¿cómo?
Porque cuando como
me gusta que me traten con esmero.

Porque cuando como me gusta que me traten con esmero

-He reñido a un hostelero.
-¿Por qué? ¿dónde? ¿cuándo? ¿cómo?
-Porque donde, cuando como,
sirven mal, me desespero.
Tomás Iriarte
Redondilla enviada por Wálter Aníbal Ravanelli
(Redondilla: estrofa formada por cuatro versos de arte menor, generalmente de 8 sílabas métricas, con rima consonante abba)


El amor es una locura que sólo la cura el cura,
y cuando el cura la cura comete una gran locura.

El vino vino, pero el vino no vino vino.
El vino vino vinagre.


¿Usted, no nada nada?
Es que no traje traje,
porque me lo guarda el guarda.

¿Usted cómo come?
¿Que cómo como?
Como como como.


Con dos tragos del que suelo
llamar yo néctar divino,
y a quien otros llaman vino
porque nos vino del cielo,...
Baltasar del Alcázar

Que paren las mulas, gritaba Ana Rosa,
Que paren las mulas, en el cambiavía.
Y dice un borracho con voz misteriosa:
Las mulas no paren, no sea mentirosa,
Las mulas no paren, que siga el tranvía!


¡Que ese qué que ése me ha dado no es ese qué que ése debía darme!


Como como como porque como como como cuando como solo.


Cruzados hacen cruzados,
escudos pintan escudos,
y tahúres muy desnudos
con dados ganan condados,
ducados ganan ducados
y coronas Majestad.
¡Verdad!
Góngora

¿Viste cómo se viste?


Llama a la llama Llama
que Llama es como se llama.


ANFIBOLOGÍA

Del griego «amphibolía» = ambigüedad.
Figura retórica, muy utilizada por los escritores satíricos, que consiste en utilizar palabras polisémicas para conseguir expresiones de sentido ambiguo o de doble sentido.

¡Cuántas palabras polisémicas!

En los ejemplos que se exponen a continuación se destacan en cursiva las palabras polisémicas:

Los diez años de mi vida
los he vivido hacia atrás.
con más grillos que el verano,
cadenas que el Escorial;
más alcaides he tenido
que el castillo de Milán,
más guardas que el monumento,
más yerros que el Alcorán,
más sentencias que el derecho,
más causas que el no pagar.
Quevedo

Salió de la cárcel con tanta honra,
que le acompañaron doscientos cardenales;
salvo que a ninguno llamaban eminencia.
Quevedo


No soy culpable declaro
del suicidio de Romate
pues con su pistola, ¡claro!
me dijo: yo me disparo,
y le grité: ¡disparate!

Mellizas son Casta y Rosa,
mas al irle a preguntar
a la madre que es muy basta,
cuál de las dos era Casta,
me quiso descuartizar.


Hay palabras polisémicas que cambian de significado según se usen como masculinos o como femeninos, por ejemplo:

el capital (dinero) la capital (ciudad)
el cólera (enfermedad) la cólera (gran enfado)
el cometa (astro) la cometa (juguete)
el corte (de cortar) la corte (de un rey)
el cura (sacerdote) la cura (acción de curar)
el frente (en una guerra) la frente (en la cara)
el guardia (una persona) la guardia (un conjunto de personas)
el orden (sacramento, arquitectura) la orden (precepto, ley)
el pendiente (prenda de vestir) la pendiente (una cuesta)
el trompeta (músico) la trompeta (instrumento musical)
el vocal (de un tribunal) la vocal (letra)

También la tilde o acento ortográfico puede hacer cambiar el significado de algunas palabras, por ejemplo:

adultero (de adulterar) / adúltero (que comete adulterio)
amo (dueño) / amó (de amar)
anima (de animar) / ánima (alma)
articulo (de articular) / artículo (periodístico)
buque (embarcación) / buqué (aroma del vino)
cabra (animal) / cabrá (de caber)
cántara (vasija) / cantará (de cantar)
callo (dureza de la piel) / calló (de callar)
cornea (de cornear) / córnea (del ojo)
destino (suerte, hado, sino) / destinó (de destinar)
domino (de dominar) / dominó (juego)
ducho (diestro) / duchó (de duchar)
ejercito (de ejercitar) / ejército (tropa)
habito (de habitar) / hábito (costumbre)
hacia (preposición) / hacía (de hacer)
ingles (parte del cuerpo) / inglés (de Inglaterra)
lastima (de lastimar) / lástima (pena)
libro (obra de literatura) / libró (de librar)
mascara (de mascar) / máscara (disfraz)
media (prenda) / medía (de medir)
olvido (distracción) / olvidó (de olvidar)
perdida (de perder) / pérdida (extravío)
pito (silbato) / pitó (de pitar)
presidio (cárcel) / presidió (de presidir)
revolver (de revolver) / revólver (arma de fuego)
rotula (de rotular) / rótula (hueso de la rodilla)
sabana ( llanura tropical) / sábana (tela)
seria (formal, respetable) /sería (de ser)
suplica (de suplicar) / súplica (ruego)
tenia (parásito intestinal) / tenía (de tener)
título (diploma) / tituló (de titular)
tomate (fruto) / tómate (de tomar)
topo (animal) / topó (de topar)
ultimo (de ultimar) / último (postrero)
vienes (de venir) / vienés (de Viena)

¿Me quieren decir por qué
en tamaño y en esencia
hay esa gran diferencia
entre un buque y un buqué?
¿Por el acento? Pues yo,
por esa insignificancia,
no concibo la distancia
de presidio a presidió,
ni de tomas a Tomás,
ni del topo al que topó,
de un paleto a un paletó,
ni de colas a Colás.
Fragmento de «El idioma castellano» de Pablo Parellada alias «Melitón González»


¿Vienes, vienés?

Tómate el tomate.

Domino el dominó.

El topo topó.

¿Cabrá la cabra?

¿Sería seria?

Tenía tenia.

© Juegos de palabras