Juegos de palabras
Está en > Juegos de palabras > Chistes > Chistes con juegos de palabras

CHISTES CON JUEGOS DE PALABRAS

«A fin de cuentas todo es un chiste»
Charles Chaplin, «Charlot»



DE CALLES

- Por favor, ¿la Calle Sagasta?
- Si la pisa mucho...
- Por favor, ¿me puede decir cuál es la Calle Mayor?
- No lo sé. Nunca las he medido.

DE DINERO

- He venido corriendo detrás del autobús y me he ahorrado dos euros.
- Si hubieras venido corriendo detrás de un taxi te habrías ahorrado veinte euros.

- Oye, perdona, pero me debes 6.000 euros.
- Te perdono, te perdono.
(Enviado por Silvia Galera Esteban)

Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
- He soñado que ganaba 20 millones de euros como mi padre.
- ¿Tu padre ganó 20 millones de euros?
- No, también lo sueña.
Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
- ¿Puedo confiarte un secreto?
- Por supuesto, somos amigos.
- Necesito 6.000 euros.
- Tranquilo, como si no me hubieses dicho nada.

Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
- Estoy en un apuro, ¿puedes prestarme 6.000 euros?
- Lo siento, pero no llevo nada de dinero encima.
- ¿Y en casa?
- Todos bien, gracias.

CHISTES DE CHISTES

En un congreso de humoristas todos conocían tan bien los chistes de los demás que se limitaban a usar números.
Un humorista subió al estrado y dijo: «75».
Todos los asistentes permanecieron en silencio excepto dos que se desternillaban de risa en sus asientos. Al preguntarles por qué se reían, uno de éllos contestó:
- Es que nunca lo había oído.
Y el segundo:
- Ya lo conocía, pero es que me ha hecho gracia cómo lo ha contado.


- ¿Te he contado el chiste de estadísticas?
- Probablemente...
- ¿Quieres que te cuente un chiste al revés?
- Sí.
- Empieza a reírte.

DE FRUTAS Y VERDURAS

De un árbol lleno de manzanas se cae una. Las que quedan en el árbol empiezan a reírse y la manzana que está en el suelo les dice:
- No os riáis, ¡inmaduras!

Un tomatito y una tomatita están cruzando la calle y un coche atropella al tomatito. La tomatita pregunta al tomatito:
- ¿Qué te hicieron?
- Ketchup.
- Hace un mes planté zanahorias y ¿qué crees qué salieron?
- Zanahorias.
- No, salieron los conejos y se las comieron.

Un tomatito le dice a un huevito:
- Cuando sea mayor voy a ser un tomatón.
Y el huevito se puso a llorar.

¿Qué piensa una cereza cuando se ve en un espejo?
- ¿Zeré eza?

DE LIBROS

- ¿Tienen libros sobre el sentido del gusto?
- Lo siento, no tenemos. Sobre gustos no hay nada escrito.

- ¿Tienen libros de contabilidad?
- Debe haber, debe haber...

- ¿Tienen libros para el cansancio?
- Sí, pero están agotados.

- ¿Tienen algo de Hemingway?
- Sí, «El viejo y el mar».
- Pues déme... «El mar».

- Estoy leyendo un libro que se llama «La honestidad y otros valores».
- ¡Qué interesante! ¿dónde lo compraste?
- Lo robé de la librería de aquí al lado.

- Mi nuevo diccionario de sinónimos es malísimo. No sólo eso sino que además es malísimo.

OTROS CHISTES

- Señora, ¡dígale a su hijo que deje de imitarme!
- Niño, deja de hacer el tonto.
(Enviado por José Ameneiros)

- Oye, ¿tú de dónde eres?
- De Madeira.
- ¡Igual que Pinocho!

- Acusado, hable ahora o calle para siempre.
- Elijo calle.

Dos amigos hablan de caza mayor:
- ¡Qué emocionante debe ser disparar a un tigre y ver que cae muerto!
- Sí,... pero más emocionante debe ser disparar a un tigre y ver que no cae muerto.

- Ayer me compré un reloj.
- ¿De bolsillo?
- No, de pulsera.
- ¿Qué modelo?
- Automático.
- ¿Qué marca?
- La hora.

- ¿Qué coche tienes?
- ¡Ritmo!
- Qué-co-che-tie-nes.

Entra un señor en una tienda de alpargatas:
- Muy buenas, ¿tiene alpargatas?
- Muy buenas.
- Muy buenas, ¿tiene alpargatas?

En una puerta discuten dos caballeros:
- ¡Yo no cedo el paso a un imbécil!
El otro replica, apartándose:
- Pues yo sí.

- ¿Cómo está tu hijo pequeño?
- Hace tres meses que anda.
- ¡Huy!, pues ya debe estar muy lejos.

Le dice Paco a su amigo Pepe que es muy tartamudo:
- ¿Por qué no vas a una escuela de tartamudos?
- ¿Y para qué?,... ¡si tartamudeo muy bien!

- Los que habéis escrito «haber» en lugar de «a ver» deberíais «hirviendo» cómo corregir vuestra ortografía.

- ¿Has estado alguna vez en un laberinto?
- No.
- Pues no sabes lo que te pierdes.

Un señor tiene que jugar una partida de ajedrez con un ciego, le propone:
- Como usted no puede ver le concedo ventaja.
- No, jugaremos en igualdad de condiciones.
- Está bien, ¿cuándo?
- La noche que usted quiera.

Dos amigos se encuentran y le dice uno al otro:
- El pasado fin de semana estuve en la Plaza de España de Barcelona y había por lo menos cien mil palomas.
- ¿Mensajeras?
- No, no te exagero.

Una madre y un hijo conversan:
- ¿Por qué le gustas a esa chica?
- Porque le parezco guapo, inteligente y fuerte.
- ¿Y ella por qué te gusta a ti?
- Porque le parezco guapo, inteligente y fuerte.

Dice un señor a otro:
- ¿Te gustan los toros?
- Sí
- ¡Pues tienes el mismo gusto que las vacas!

Una chica le dice a otra:
- ¿Sabías que estoy loca por las telenovelas?
Y la amiga le responde:
- Sabía que estabas loca, pero no la causa.
(Enviado por Daniel Moya, 9 años, de Santiago de Chile)

- ¿Usted, de dónde es?
- De Río.
- ¡Anda!, como los cangrejos.
(Enviado por A. Faro)

En la zapatería pregunta el dependiente:
- ¿Qué número tiene de pie?
- El mismo que sentado.

- ¿Eres tonto o qué?
- Soy o qué.

- Si yo pongo un plato encima de la mesa y mi mujer lo aparta, ¿quién está más loco de los dos?
- Yo, porque yo loco loco, y mi mujer loquita.
© Juegos de palabras