Juegos de palabras
Está en > Juegos de palabras > Acrósticos

ACRÓSTICOS

CONCEPTO

Del griego «akros» = extremo y «stikhos» = verso.
Composición poética en la que las letras iniciales, medias o finales de los versos, leídas en sentido vertical, forman una palabra o una frase.


ACRÓSTICO AL ACRÓSTICO

Francisco J. Briz Hidalgo

Aplícase a las
composiciones poéticas,
rimadas,
o de versos
sueltos y de cualquier
tamaño, en las que las letras
iniciales, medias o finales de los versos
componen una palabra
o una frase.


SONIA

Anónimo

Supiste una vez más
ocultar tu rostro,
negar al mundo ese don
impreciso pero dulce, así,
así amante: tu boca.

En este poema se ha dedicado un «acróstico doble» a Sonia, ya que con las letras iniciales y finales de los versos puede construirse la palabra Sonia.



El ejemplo más característico de la Literatura española podemos encontrarlo en el prólogo de «La Celestina» en el que las palabras iniciales de las octavas forman la frase: «El bachiller Fernando de Rojas acabó la comedia de Calisto y Melibea y fue nacido en la Puebla de Montalbán».

(Edición de Toledo y Sevilla)

EL AUTOR,

escusándose de su yerro en esta obra que escrivió, contra sí arguye e compara:

El silencio escuda y suele encobrir
las faltas de ingenio y las torpes lenguas;
blasón, que es contrario: publica sus menguas
al que mucho habla sin mucho sentir.
Como la hormiga que dexa de yr:
holgando por tierra, con la provision:
jactóse con alas de su perdición;
lleváronla en alto, no sabe dondyr.

Prosigue

El ayre gozando ageno y estrano,
rapina es ya hecha de aves que buelan,
fuertes mas que ella, por cevo la llevan:
en las nuevas alas estava su dano.
Razón es que aplique mi pluma este engano,
no dissimulando con los que arguyen;
assi, que a mi mesmo mis alas destruyen,
nublosas y flacas, nascidas de ogano.

Prosigue

Donde esta gozar pensava volando
o yo aqui escriviendo cobrar mas honor,
de lo uno y lo otro nasció disfavor:
ella es comida y a mi están cortando
reproches, revistas y tachas. Callando
obstara, y a los danos de invidia y murmuros
y assi navegando los puertos seguros
atrás quedan todos ya quanto mas ando.

Prosigue

Si bien discerneys mi limpio motivo,
a qual se adereza de aquestos estremos,
con qual participa, quien rige sus remos,
amor aplazible o desamor esquivo,
buscad bien el fin de aquesto que escrivo,
o del principio leed su argumento:
leedlo y vereys que aunque dulce cuento,
amantes que os muestra salir de cautivo.

Comparación

Como al doliente que píldora amarga
o huye, o recela, o no puede tragar,
metenla dentro de dulce manjar,
enganase el gusto, la salud se alarga;
desta manera la pluma se embarga,
imponiendo dichos lascivos, rientes,
atrae los oydos de penadas gentes;
de grado escarmientan y arrojan su carga.

Buelve a su propósito

Este mi desseo cargado de antojos,
compuso tal fin quel principio desata,
acordo de dorar con oro de lata
lo mas fino oro, que vio con sus ojos,
y encima de rosas sembrar mill abrojos.
Suplico pues suplan discretos mi falta,
teman grosseros; y en obra tan alta,
o vean y callen, o no den enojos.

Prosigue dando razón
por que se movió a acabar esta obra

Yo vi en Salamanca la obra presente;
movime a acabarla por estas razones:
es la primera, que esto en vacaciones;
la otra que oy su inventor ser sciente;
y es la final, ver ya la mas gente
buelta y mezclada en vicios de amor;
estos amantes les pornan temor
a fiar de alcahueta, ni de mal sirviente.

Y assi que esta obra a mi flaco entender
fue tanto breve, quanto muy sutil,
vi que portava sentencias dos mill;
en forro de gracias, labor de plazer.
No hizo Dedalo, en su officio e saber,
alguna mas prima entretalladura,
si fin diera en esta su propia escriptura
Cota: un gran hombre y de mucho valer.

Jamás yo no vi terenciana,
después que me acuerdo, ni nadie la vido,
obra de estilo tan alto y subido,
en lengua común vulgar castellana.
No tiene sentencia de donde no mana,
loable a su autor y eterna memoria,
al qual Jesu Christo reciba en su gloria,
por su passion sancta, que a todos nos sana.

Amonesta a los que aman que sirvan a Dios
y dexen las malas cogitaciones y vicios de amor

Vosotros que amays, tomad este enxemplo,
este fino arnés con que os defendays:
bolved ya las riendas, porque nos perdays;
load siempre a dios visitando su templo;
andad sobre aviso, no seays en dexemplo
de muertos y bivos y propios culpados:
estando en el mundo yazeys sepultados.
Muy gran dolor siento quando esto contemplo.

Fin

Olvidemos los vicios que assi nos prendieron;
no confiemos en vana esperanza,
temamos aquel que espinas y lanza,
azotes y clavos su sangre vertieron;
la su santa faz herida escupieron;
vinagre con hiel fue su potación;
a cada costado consintió un ladrón;
nos lleve le ruego con los quel creyeron.

[Toledo 1500, Sevilla 1501]

(Edición de Valencia)

EL AUTOR,

escusándose de su yerro en esta obra que escrivió, contra sí arguye e compara:

El silencio escuda y suele encubrir
la falta de ingenio y torpeza de lenguas
blasón, que es contrario: publica sus menguas
a quien mucho habla sin mucho sentir.
Como hormiga que deja de ir,
holgando por tierra con la provisión,
jactóse con alas de su perdición;
lleváronla en alto, no sabe dónde ir.

Prosigue

El ayre gozando ageno y estrano,
rapina es ya hecha de aves que buelan,
fuertes mas que ella por cevo la llevan:
en las nuevas alas estava su dano.
Razón es que aplique a mi pluma este engano,
no despreciando a los que me arguyen;
assi que a mi mismo mis alas destruyen,
nublosas e flacas nascidas de ogano.

Prosigue

Donde esta gozar pensava bolando
o yo de screvir cobrar mas honor,
del uno del otro nasció disfavor:
ella es comida e a mi están cortando
reproches, revistas e tachas. Callando
obstara, e los danos de invidia e murmuros
insisto remando e los puertos seguros
atrás quedan todos ya quanto mas ando.

Prosigue

Si bien quereys ver mi limpio motivo,
a qual se endereza de aquestos estremos,
con qual participa quien rige sus remos,
Apollo, Diana o Cupido altivo,
buscad bien el fin de aquesto que escrivo
o del principio leed su argumento:
leedlo vereys: que aunque dulce cuento
amantes que os muestra salir de cautivo.

Comparación

Como el doliente que píldora amarga
o la recela: o no puede tragar
metela dentro de dulce manjar
enganase el gusto la salud se alarga;
desta manera mi pluma se embarga
imponiendo dichos lascivos rientes
atrae los oydos de penadas gentes;
de grado escarmientan e arrojan su carga.

Buelve a su propósito

Estando cercado de dubdas e antojos,
compuse tal fin quel principio desata
acordé dorar con oro de lata
lo mas fino tibar que vi con mis ojos,
y encima de rosas sembrar mill abrojos.
Suplico pues suplan discretos mi falta,
teman grosseros y en obra tan alta
o vean e callen o no den enojos.

Prosigue dando razones
por que se movió a acabar esta obra

Yo vi en Salamanca la obra presente
movime acabarla por estas razones:
es la primera que esto en vacaciones
la otra inventar la persona prudente;
y es la final ver ya la mas gente
buelta e mezclada en vicios de amor;
estos amantes les pornan temor
a fiar de alcahueta ni falso sirviente.

y assi que esta obra en el proceder
fue tanto breve quanto muy sotil,
vi que portava sentencias dos mill;
en forro de gracias lavor de plazer.
No hizo Dedalo, cierto a mi ver,
alguna mas prima entretalladura,
si fin diera en esta su propia escriptura
Cota o Mena con su gran saber.

Jamás yo no vide en lengua romana,
después que me acuerdo, ni nadie la vido,
obra de estilo tan alto e sobido,
en tosca, ni griega, ni en castellana.
No trae sentencia de donde no mana,
loable a su autor y eterna memoria,
al qual Jesucristo reciba en su gloria,
por su passion santa, que a todos nos sana.

Amonesta a los que aman que sirvan a Dios
y dexen las malas cogitacions e vicios de amor

Vos los que amays tomad este enxemplo
este fino arnés con que os defendays:
bolved ya las riendas porque no os perdays;
load siempre a dios visitando su templo;
andad sobre aviso no seays dexemplo
de muertos e bivos e propios culpados:
estando en el mundo yazeys sepultados.
Muy gran dolor siento quando esto contemplo.

Fin

Oh damas: matronas, mancebos, casados,
notad bien la vida que aquestos hizieron
tened por espejo su fin qual huvieron
a otro que amores dad vuestros cuydados.
Limpiad ya los ojos los ciegos errados,
virtudes sembrando con casto bivir;
a todo correr deveys de huyr,
no os lance Cupido sus tiros dorados.

[Valencia, 1514]


GUIOMAR

Otro famoso acróstico de la Literatura española es el que Jorge Manrique dedicó a su amada esposa Guiomar.
El autor de las «Coplas a la muerte de su padre», uno de los clásicos de la Literatura española de todos los tiempos, contrajo matrimonio en 1470 con Doña Guiomar de Menesas, hermana de su madrasta, en Toledo.
El poema está compuesto por siete estrofas de ocho versos octosílabos y todos los versos de cada estrofa comienzan con una de las letras del nombre de Guiomar (Gvyomar según la ortografía de entonces).

Otras suyas en que pone el nombre de una dama; y comiença y acaba en las letras primeras de todas las coplas y versos, y dize:

Guay d'aquel que nunca atiende
galardón por su seruir!
Guay de quien jamás entiende
guarescer ya ni morir!
Guay de quien ha de sufrir
grandes males sin gemido!
Guay de quien ha perdido
gran parte de su beuir!

Verdadero amor y pena
vuestra belleza me dio:
ventura no me fue buena,
voluntad me catiuó.
Veros sólo me tornó
vuestro, sin más defenderme;
virtud pudiera valerme,
valerme, mas no valió.

Y estos males qu'e contado
yo soy el que los espera,
yo soy el desesperado,
yo soy el que desespera.
Yo soy el que presto muera
y no biua, pues no biuo;
yo soy el qu'está catiuo
y no piensa verse fuera.

O, si aquestas mis passiones!
O, si la pena en qu'estó!
O, si mis fuertes passiones
ossase descobrir yo!
O, si quien a mí las dio
oyesse la quexa dellas!
O, qué terribles querellas
oyrié qu'ella causó!

Mostrara vna triste vida
muerta ya por su ocasión,
mostrara vna gran herida
mortal en el coraçón,
mostrara vna sinrazón
mayor de quantas he oýdo:
matar vn ombre vencido
metido ya en la prisión.

Agora que soy ya suelto,
agora veo que muero;
agora fuesse yo buelto
a ser vuestro prisionero.
Aunque muriesse primero,
a lo menos moriría
a manos de quien podría
acabar el bien qu'espero.

Rauia terrible m'aquexa,
rauia mortal me destruye,
rauia que jamás me dexa,
rauia que nunca concluye.
Remedio siempre me huye,
reparo se me desuía,
rebuelue por otra vía
rebuelta y siempre rehuye.


En el Cancionero General (1511) recopilado por Hernando del Castillo, hemos encontrado este poema de Luis de Tovar «en que van metidos nueve nombres de damas».

Feroz sin consuelo y sañuda dama
Remedia el trabajo a nadie creedero
A quien le siguio martirio tan fiero
No seas leon o reyna pues t´ama:
Cien males se doblan cada ora en que pene
Y en ti de tal guisa beldad, pues se asienta
No seas cruel en assi dar afruenta
Al que por te amar ya vida no tiene.

Destacamos en rojo ocho nombres propios femeninos (Eloisa, Joana, Guiomar, Leonor, Blanca, Isabel, Elena, María) ocultos entre las letras del poema. Mediante acróstico está también oculto el nombre de Francyna.

Antonio Machado llamaba Guiomar a su segundo amor, la poetisa madrileña Pilar Valderrama, con la que mantuvo una relación platónica durante siete años.
Antonio eligió el pseudónimo de Guiomar por tratarse del nombre de la esposa de su admirado Jorge Manrique.


En 2005 el Gobierno de Pakistán retiró de los libros escolares un poema que contenía un acróstico a George W. Bush, ex-presidente de los Estados Unidos.


Beatriz Monroy de la Asociación de Juegos de Ingenio de la República Argentina (AJIRA), filial Río Negro, nos dedica este acróstico:

ACRÓSTICO PARA «JUEGOS DE PALABRAS»

Beatriz Monroy

Juegos yo buscaba,
Ubico esta página
En donde las letras
Galopan sin fin,
Observo contenta,
Siempre anonadada,
Descubro y me alienta
Enferma no estaba,
Padecen lo mismo en otro confín.
Ahora comprendo
Locura no tengo,
Ahora conozco
Bacterias del mal
Rebasan felices
Auguran contagios,
Sólo por jugar.


Yolanda Jiménez Rodríguez, de 10 años de edad, alumna de 5º de Primaria del Colegio «Luis de Morales» de Badajoz, España, le dedicó el siguiente acróstico a la poetisa Gloria Fuertes.

ACRÓSTICO A GLORIA FUERTES

Yolanda Jiménez Rodríguez

Graciosa es ella con la gente,
Le encantan las promesas,
Ojos negros y gigantes,
Ríe y es cariñosa,
Increíble imaginación y mente,
Adora las mariposas.

Fabulosa es esa poetisa,
Un poco mayor y frondosa,
El día pasado le dio la risa,
Recuerda una cosa.
Tiene una camisa,
Ella huele a rosas,
Simpática y con sonrisa.


AURORA

Alfonso Reyes

(dedicado a Aurora Díaz Paul)

Alondras cantan y ya
un ansia de amanecer
remece la noche y da
oro y plata y rosicler.
Respóndeme, ¿quién será?
Aurora, quién ha de ser.
remecer = Mover reiteradamente algo de un lado a otro.
rosicler = Color rosado, claro y suave de la aurora.


TANIA

Francisco J. Briz Hidalgo

Tus ojos son dos luceros,
ardientes como una estrella,
negros, grandes y rumberos,
iluminando sinceros
a tu sonrisa tan bella.

© Juegos de palabras